Seguro te han hablado de que estamos el mejor momento en la historia para hacer negocios, montar una startup, o vender más, y mejor si es por internet.

Montar la web ahora es más fácil, los hosting son más baratos, crear una página de empresa en Facebook o un canal de youtube no cuesta nada.

 

Pero te das cuenta que pasa algo, o mejor dicho que no está pasando nada: no causas ninguna impresión a nadie y no logras vender casi nada.